domingo, 7 de junio de 2015

Relatos/ Los extintos limoneros

"El limón" 100x 81 cm Óleo sobre lino
Alejandro Rodríguez Fajardo (1969)
Las Palmas, Gran Canaria - España
https://www.facebook.com/jandro.rodriguez


   Cuando la modernidad llega a los pueblos, lo primero que hacen es  acabar con los patios de tierra. Poco a poco van exterminando los pequeños huertos. A Morón del Conuco se le conocía por sus limoneros, casa que se respetara tenía por lo menos dos y tres matas de limón; frondosas y cargadas de macetas.  En la plaza mayor se hacían ferias y se vendían variados productos elaborados a base de aquella ácida fruta. Pero con el pasar de  los años, se hacía más frecuente ver a los vecinos ir de casa en casa pidiendo un limón prestado; ya que ni en las fruterías, ni en la plaza se conseguían ni para hacer remedio. Era tal la magnitud de la extinción que comenzaron a importarlos de otros pueblos y ciudades. Se dejaron de hacer aquellas ferias tan famosas que atraían el turismo y que hacían del pueblo un lugar próspero y pujante.

   A los habitantes de Morón del Conuco, solo les quedó el consuelo de visitar el viejo museo del limonero, una gran casa colonial que resguardaba el último limonero del pueblo. Se encontraba  en el medio de la gran plazoleta,  frondoso y orgulloso era el único sobreviviente que quedaba para el disfrute de visitantes y nuevas generaciones.
 Así que cuando algún forastero preguntaba por los famosos limones, con voz pesarosa y nostálgica se escuchaba decir: Museo del limonero, calle Bolívar con Miranda (Al lado de la bótica).



Amanda Reverón
Relatos -2015
@amandareveron
Grupo en facebook: La casa que soy/ poesía y narrativa

No hay comentarios:

Publicar un comentario