jueves, 4 de junio de 2015

Relatos/ Ensoñación...

     
Muy lentamente mis ojos recorrieron cada una de las esquinas de aquella impecable cocina, observando atentamente cada uno de sus delicados detalles; era una de esas cocinas que parecían no haber sido estrenadas nunca, del tipo que sólo ves en portadas de revistas. Era una estancia espaciosa y en el medio de ésta se encontraba un mesón con tope de mármol a juego con el resto de las encimeras; la cocina contaba con innumerables electrodomésticos de acero inoxidable. Aquella cocina gritaba por ser estrenada.


    Me pude ver horneando pan en aquella idílica cocina. La harina estaría espolvoreada por todos lados a mi alrededor y habría restos de masa pegados a la encimera del mesón central, habría pedazos de jamón y queso regados a mí alrededor y el dulce olor del pan en el horno comenzaría a llenar la habitación gradualmente. Visualicé qué clase de imanes pondría en el refrigerador, incluso compraría ese juego de salero y pimentero tan adorable que había visto la última vez en aquél catálogo; por mi mente pasaban cada uno de los detalles personales que daría a aquella cocina para darle un toque hogareño.

  -Disculpe, -dijo una suave voz, sacándome repentinamente de mi ensoñación- la doctora dice que ya puede recibirla.

  -Muchas gracias -contesté al tiempo que le dirigía una amigable sonrisa a la recepcionista-.

    Mirando una última vez la foto que había estado observando tan absorta solté un último suspiro antes de hacer la revista a un lado y finalmente entrar al consultorio.


Amanda Reverón
Relatos - 2015
@amandareveron
Grupo en facebook: La casa que soy/poesía y narrativa

No hay comentarios:

Publicar un comentario