viernes, 25 de octubre de 2013

Anecdotas de Amalia Rosa/ Entre un árbol y un barco

Amalia Rosa, pensaba: No tengo la pericia de nadar entre dos aguas. Pudiera hacer mi mejor intento, y excusarme en lo complicado de mis días y mi existencia. Cubrirme con el manto de estos dos hombres, que me ofrecen amores distintos. Un árbol: su sombra, su aparente arraigo, su tronco, su resina y su olor a tierra, sus ganas de lluvia. Un barco: el mar y su movimiento, la incertidumbre y la magia de un puerto…Pudiera excusarme como el más mortal de los mortales – estoy confundida - . Más sin embargo, no sabría traicionarse así misma.

Amanda Reverón
De su libro "Anécdotas de Amalia Rosa"
2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario