domingo, 8 de septiembre de 2013

Relatos/Bitácora del sueño/Nro.48

Ser ventana no era fácil. Unos días el viento la sacudía con inclemente fuerza. Otros  días, el sol implacable e insaciable violando cada centímetro de sus vidrios y su marco de latón. A veces la lluvia y las tormentas. Una noche, los amantes usándola como soporte de sus ardientes cuerpos, salpicaduras de sudor y saliva por doquier. La mañana siguiente una joven viendo a lo lejos, llorando desconsolada  y ella callada, inmutable en  su digno oficio de ser ventana.

Amanda Reverón
Del libro de relatos/Bitácora del sueño
2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario