sábado, 7 de septiembre de 2013

Relatos/Bitácora del sueño/Nro.47

Oía el crujir  de la tierra bajo sus pies. Una  fuerza subterránea que la convocaba desde lo más profundo de sus sueños. Esa extraña sensación de estar transformándose. Podía sentir los tallos creciendo en su cabeza y  la resequedad de su piel que comenzaba agrietarse. Su cuerpo se inclinaba suavemente de un lado a otro rítmicamente según el viento. Ella era toda ramas y tallos, no le salían hojas ni frutos. Era un árbol árido, creciendo en el más fértil de los suelos de la imaginación.

Amanda Reverón
Del libro de relatos/Bitácora del sueño
2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario