domingo, 1 de septiembre de 2013

Relatos/Bitácora del sueño/Nro.43

La habitación estaba a oscuras. No había señales de alguna ventana, sólo una angosta puerta que se cerraba desde afuera. Ya no tenía noción del tiempo. A veces, si se concentraba y calmaba su agitada respiración podía escuchar la lluvia. Sus muñecas estaban amarradas a un tubo y su cuerpo semidesnudo. Él, sólo la acariciaba dulcemente, delicadamente mientras la alimentaba. Le contaba en voz baja, desde cuando la idolatraba, cuanto la deseaba. Las veces que pasaba todo el día observándola. No le haría daño, sólo quería tener la oportunidad de conocerla no sabía hacerlo de otra manera, así era él y solía asaltarla  una que otra noche en sus sueños.

Amanda Reverón
Del libro de relatos/Bitácora del sueño
2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario