domingo, 1 de septiembre de 2013

Relatos/Bitácora del sueño/Nro.41

Era un gran árbol frondoso, que se iba degradando hasta llegar: una mitad a un oscuro grisáceo y la otra a un blanco luminoso. No siempre soñaba a color. A veces  se soñaba en blanco y negro o en degrades.  (Todo dependía, de los acontecimientos del día).

Amanda Reverón
Del libro de relatos/Bitácora del sueño
2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario