domingo, 4 de agosto de 2013

Relatos/Bitácora del sueño/Nro.7



Aquel lugar era  una vieja casona y le era familiar. Ella estaba allí sola,  caminando hacia el lago. Vestida de blanco inmaculado, el velo le llegaba hasta los hombros y aunque su rostro era difuso e irreconocible, sabía que era alguien muy cercano. Entonces se despertó angustiada, esperando que en algún momento sonara el teléfono (su madre siempre le repetía que era de mal agüero soñar con una boda).

Amanda Reverón
Del libro de relatos/ Bitácora del sueño
2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario