sábado, 24 de agosto de 2013

Relatos/Bitácora del sueño/Nro.39

Observaba el reflejo del agua, apacible y cristalina. Ya no tenía rostro humano, se había trasmutado en una pequeña y rojiza hormiga. Pero aún así, podía reconocerse en lo más profundo de sus pupilas (eco infinito de su alma).


Amanda Reverón
Del libro de relatos/Bitácora del sueño
2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario