miércoles, 21 de agosto de 2013

Relatos/Bitácora del sueño/Nro.28


Todas las versiones de ella se encontraron. Eran dos pasillos que se contraponían; uno blanco y angosto, el otro lleno de hermosos y verdes helechos. No tenían rostro. Podía reconocerse a través de los trazos simples que componían su fisonomía. ¿Cómo se podía ser tantas personalidades a la vez? Y al mismo tiempo saberse un solo ser.


Amanda Reverón
Del libro de relatos/Bitácora del sueño
2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario