lunes, 12 de agosto de 2013

Relatos/Bitácora del sueño/Nro.26

 

En algún momento el sueño tomó otro curso. Estaba contando ovejas para poder dormir y de repente eran las ovejas quienes  contaban distintas versiones de la muñequita de trapo (que era ella). Por lo poco que pudo entender, luego de un breve  motín  las ovejas tomaron las riendas, se acostaron a descansar,  y a contar se ha dicho.

Amanda Reverón
Del libro de relatos/Bitácora del sueño
2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario