lunes, 5 de agosto de 2013

Relatos/Bitácora del sueño/Nro.12

Agachada, defecaba  hasta tal punto que creía desmayarse. Dolores intestinales precedían sus sonoros gases. La oscuridad de la noche no le permitía ver más allá.  Estaba descalza y  podía sentir  las hojas secas bajo sus pies. Lo único que podía oler (a parte de sus excrementos) era el fuerte aroma  de las  guayabas.

Amanda Reverón
Del libro de relatos/Bitácora del sueño
2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario