lunes, 5 de agosto de 2013

Relatos/Bitácora del sueño/Nro.11


Podía percibir tras sus pasos, el fuerte galope de los caballos (sabía que eran dos). Ella vestía un moderno vestido negro y corto, con  sandalias a juego. El pelo ensortijado se le pegaba al cuello mojado por el sudor. Aún a pesar de los años seguía huyendo; aquella calle de su infancia podría salvarla,  así que se escondió en el viejo callejón de la familia Mora. Desde allí pudo ver como pasaban los  jinetes sin cabeza, que tanto la atormentaron en su niñez.

Amanda Reverón
Del libro de relatos/Bitácora del sueño
2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario