domingo, 30 de junio de 2013


De pronto
me lleno de escombros
tu voz 
se me parece a la nostalgia
tus ojos 
se me ocurren casi sin pensarlo
y tu sombra
me abarca 
desde la distancia

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004



Escribo para exorcizar el olvido
las largas noches
pletoricas de soledad
hirientes, devastadoras
ésas que extinguen
los signos y designios
de esperanza
Escribo para tener la certeza 
de haber vivido
y no perderme un solo indicio
de eso que llaman amor
Escribo simple y llanamente
por egocentrismo
para
resguardar mis recuerdos
de la cotidianidad
para revivirlos en los tiempos de sequía
quizás, para tener de que hablar…
Escribo para olvidarme del frío
ese que me consume
desde que tú 
ya no estás

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a  tus ojos"
2004

sábado, 29 de junio de 2013

En el lugar de siempre...

Llegas
te sientas
(en el lugar de siempre)
apenas
te  asomas por la ventana
la prudencia
el sigilo
las sombras
(a pesar de los años)
me hablas
de la renuncia del papa
de su silencio, su cruz
(quién lo dijera)
mientras
yo insisto, en esta espera…

yo misma
he sido un claustro
y esta casa
 también ha sido
un templo

donde 
aún
guardo
 tu relicario
y con el
no sólo la pasión de cristo
a veces
por las noches
la Virgen de mi altar
se persigna
ante tanta cobardía


Amanda Reverón 
Antología poética 

… y te pienso
día a día
noche a noche
sin encontrarte
y se desbordan éstas ganas
arropadas en soledades
y colmada de tus ausencias

voy muriendo de nostalgia

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004

Se me caen todos los pronósticos
en esta vida improvisada
en esta hora en que tu sombra
se refugia en mis metáforas

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004

viernes, 28 de junio de 2013


De la noche a tus ojos/ me ausento
me desplazo a la nada
habito la desesperanza
me agoto en las rimas más íntimas
me pueblan tus manos
de repente, el tiempo no es más
que un cúmulo de añoranzas
de imágenes repetidas, de palabras
distantes e inhóspitas
y de tus ojos/ regreso a la noche
penumbra que penetra fría
que sesga esta utopía de vida
(desgastados de tanta perseverancia)
entonces, el verso
como diría el poeta:
la última esperanza


Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004

Necesito de esta oscuridad
de este encuentro tan discreto
necesito de tus años
de tu sexo casi nuevo
necesito que tus manos
hoy sacudan mi universo
y rescaten del olvido
estos versos (casi eternos)
necesito de tus labios
de tu lengua

de tus besos…
que humedezcan sin reparos
mis momentos más desérticos
necesito ilusionarme
y sembrar
nuevos pretextos
que apacigüen la agonía

de estas noches en silencio

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004

jueves, 27 de junio de 2013

Este “peo del amor”



Este “peo” de las religiones
no me basta para comprenderte
y asimilar desde “otra
perspectiva”
tu forma despectiva
de entender el amor.

Acaso no siempre fue natural
la gente se asume desde el instinto carnal
desde la necesidad del otro…
desde su forma primordial
acercarse, tocarse, llamarse, pensarse
jamás fue tan básico o ¿es
quizás todo un rollo existencial?

Apenas
me doy cuenta
que si esto no fuese cierto
la poesía pudiese peligrar
entonces de qué hablarían
estos colegas
que invocan en sus noches
el sexo y su humedad
el olor a piel
unas manos sin tocar
esa lengua que fue suya
y que ya no lo será.

De qué hablaría Neruda
sino de aquellos “grandes ojos fijos”.
“De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.”
Esa noche estrellada quizás ya no lo está.
No hablemos de Mario y su te quiero: “Si te
quiero es porque sos mi amor,  mi cómplice y
todo y en la calle codo a codo somos mucho
mas que dos”.
  
Hace tiempo que ya no somos dos
que el sexo es apenas un encuentro
careciente o padeciente, decadente
esa urgencia sin milagros
sin cielos estrellados
no digamos mucho menos que somos dos…
sí, somos apenas dos cuerpos
indagando una pasión
inventándose pretextos
sin que haya comunión.

No me salvo ni te salves
es preciso “este peo del amor”
no conmigo, no contigo
debe haber una razón
ese ser que se calcine
solo de escuchar tu voz.

No reclamo un beso tuyo
no me atrevo a tanto, no
solo me doy cuenta que hoy
puede haber una persona
que reclame mi sudor
que se embelece en mi boca
sin ninguna condición
que me llame por las noches
con ternura y desesperación.

Es preciso si “este peo del amor”
que me encuentre en otros ojos
descubriendo a un ser mejor
que se invente mil metáforas,
un soneto, quizás una canción.

La existencia se me agota
y me niego a tanta desolación,
a esta frialdad del alma
y es que al sexo ya no le llamas
hacer el amor.
  
Que la cosa es pura química
con técnicas de canalización,
que imprudencia del hombre
que no se permite un temblor,
un jadeo desde sus entrañas,
una caricia de esas que intimidan hasta al
Sol.
Ni me hables de “gerenciar tu polvo”,
no poeta, cuando se sienten ganas
no hay contabilidad o economía
que administren esa especie de polución
ante unos senos en flor,
ante ese aroma a duraznos
que desprende una vagina
cuando ya entra en calor.

Para qué tanto pretexto
con “este peo del amor”
si aun nos queda la opción
de una película porno
y practicarnos la masturbación
solo que sin ese beso
que trasciende más allá

de la razón.

Amanda Reverón
Del poemario "De otros diluvios"
2007

miércoles, 26 de junio de 2013


a veces es necesario
hacer una pausa
sin estridencias
con la voz baja
ver el mundo 
desde la ventana
 aceptar los errores propios
volver a los orígenes
retomar las cosas
 y los seres que amamos
ser honestos
con nosotros mismos
darle paso a lo cotidiano
amar en presente perfecto  
y sin mirar a los lados

Amanda Reverón
Antología poética 1988 -2012

martes, 25 de junio de 2013



mi presente perfecto, es una sombra en la noche
 (trepándose por mi entrepierna)
puntos suspensivos  (con signos de interrogación al final)
olor de lluvia por venir  o la lluvia a cantaros
empapándome el alma y las ganas
cantos de sirenas 
que me arrullan  en plena madrugada
con la promesa
de  materializarse en mi claustro
una indescifrable 
y melancólica palabra 
 llamada 
deseo

Amanda Reverón
Antología poética 1988 -2012




aquí
y ahora
 (en presente perfecto)
descubriendo
nuevamente mi cuerpo
acariciando
 levemente
las palabras
piel y tacto
al calor de tu verbo
sin pasado
sin horóscopos
 ni predicciones
del tiempo

Amanda Reverón
Antología poética 1988 -2012

lunes, 24 de junio de 2013


La abuela Carmen esta en la cama (pero puede vernos a través del espejo de su peinadora). Las tías nos han dicho que no debemos molestarla, ni hacer ruido. Le duele la garganta y siempre lleva unas vendas muy cerca de su cuello. La recuerdo alta y robusta, con una hermosa cabellera color ceniza  y  ondulada hasta los hombros. Sus ojos aparentemente duros; solo se enternecían cuando nos miraba jugar a Carlitos, Pedro Arturo, Carmen Josefina, Greys María y a mi (la nanita), como suelen llamarme en casa. De  Doña Carmen Amada Ruiz de Rodríguez, puedo recordar su voz gruesa y sus delicadas manos. En mi memoria solo fluye ese breve episodio  de cuando jugábamos en el piso a orillas de su cuarto y las tías nos regañaban entonces, ella salía en nuestra defensa diciendo:  “déjenlos, que solo ellos me traen alegría y consuelo”.  A los pocos días  la abuela falleció,  y  nos dejo el recuerdo eterno de su risa sonora y su dulce mirada.

Amanda Reverón

domingo, 23 de junio de 2013




















Con más certeza de éste “estar de paso”, he comenzado a desandar, cierro los ojos.Me he devuelto casa por casa, disfrutando de esta regresión selectiva de mi memoria y entonces, estoy aquí: en donde la existencia es menuda. Los rieles del ferrocarril  señalan el camino.  Huele a pan,  a galletas recién horneadas. La abuela me  toma de la mano y me acurruca en su pecho. Los grandes ventanales de madera  y  hierro forjado son majestuosamente lúgubres. En algún rincón de la casa (o de mi memoria) esta guardada una caja de madera llena de mariposas multicolores (disecadas). Ir al baño por la noche, es una especie de excursión al más allá. Subirse al tejado es peligroso (pero siempre lo intento, una y otra vez) a pesar de tener la sensación de haberme caído. Las ánimas o espíritus andan por los  rincones, a veces pasan largas horas leyendo en la biblioteca (a sus anchas), quizás por eso he regresado ó  quizás nunca me  he ido….

Amanda Reverón

A: MUQ

como quisiera
nuevamente
andar a tientas
(en lo oscuro)
recorrer
ese largo pasillo
(entre el zaguán y la cocina)
llenarme
de los restos del olor a pan
y de tus sabanas
sentarme largas horas
sobre tu ventana
tomar la biblioteca
y el tejado
por asalto
mientras tu me observas
silencioso
trémulo
(temeroso de ti)

Amanda Reverón
Antología poética 1988-2012
 yergues
a un costado
con la palabra quieta
los ojos
trepándose
por  la pared
la angustia
apretada
en  los labios
avisorando
presintiendo
(quizás)
 que mi piel
ha tomado
otro rumbo


 Amanda Reverón
Antología poética 1988-2012
He procurado
anidar en el tejado
inundarme 
los ojos
con sus viejas grietas
oxidadas
con sus pálidas vetas
(color ocre)
llenar mi tacto
con sus raposas texturas
beberme
sorbo a sorbo
sus olores
a  lluvia
(de  tiempos lejanos)
con la poesía
aún
palpitando
entre 
mis
 alas

Amanda Reverón
Antología poética 1988 -2012 


























A: MUQ

todos los tejados del mundo
se encuentran
se unen
conforman un pequeño país
en donde las palomas
desperezan sus alas
en un mismo idioma
en un mismo arrullo
y la memoria
es apenas
un breve agujero
desvaneciéndose
en el cielo
perdiendo el equilibro
entre el silencio
y  tus ojos

Amanda Reverón
Antología poética 1988-2012

sábado, 22 de junio de 2013

























Podría estar
en cualquier lugar del mundo
y navegar en los mares más profundos.

Podría estar habitando tu universo
o quizá repoblando mi desierto.

                              Podría estar escribiendo nuevos versos
                              o quizá recordando viejos tiempos.

                              Podría estar en cualquier lugar del
                              mundo
                              y extrañar tu mirada y sus
                              crepúsculos.

Podría estar incluyéndote en mi vida
o quizá alejándome enseguida
Podría estar inventándome alegrías
o quizá descubriendo la ironía
de saberte tan lejano

de encontrarte entre mis días.

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004
¡Palidezco ante el asombro!
cada día te descubro en mi
imagino un tiempo
y no lo recuerdo
(es el olvido, que hoy se ha posado en mi)
¡agonía infinita!
esta rosa en mi jardín
paupérrimo sentimiento
que no me deja dormir
¡palidezco ante el asombro!
no sé que camino seguir
imagino una esperanza
y no la puedo conseguir
(es el destino que inquieto
corretea por mí existir)

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004


jueves, 20 de junio de 2013

Me deshago
intolerante ante tu ausencia
y quemo las horas
con la llama de estos versos
recurriendo a tus manos
sin previo aviso
sin permiso
para desbordarme
en la cálida ternura
de la danza de tus dedos.


Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004
A veces  me confundo entre nostalgias
y no soy
sino 
aquella sombra
que alguna vez te amó
calle transitada por tus ojos
sitio angosto, bañado por el recuerdo
presagio de olvidos
 y adioses acumulados

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos" 2004

lunes, 17 de junio de 2013

Recuerdo duraznos...




A: Iguana macho....

Recuerdo duraznos
en mi piel
(recuerdo su olor, en tu sexo)
recuerdo duraznos
dulces, carnosos y tiernos
y recuerdo una botella de vino
(blanco o tinto)
eso sí no recuerdo
pero, si recuerdo duraznos
ese olor
que me excita hasta los huesos
y me hace recordar tu piel
aún después de tanto tiempo

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004
A simple vista
te me pareces/ a esta profunda soledad que siento
te me pareces, a mi universo/ a la palabra escrita
y al dulce oleaje/ que me produce un beso.

A simple vista
no se qué quieres/ ni qué pretendes
más sin embargo/ te me pareces
a la hermosura del sol saliente
a mis letargos y a mis silencios.

A simple vista
voy y te observo
              y te detallo
              y no te entiendo
               más sin embargo

               te estoy queriendo.

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004

sábado, 15 de junio de 2013

La noche
pare tu rostro
y amaneces en mis días
con tus manos en mis ganas
con tu olor en mi memoria.


Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004
Cuando aparece la oscuridad
y con ella desaparece mi sueño
cuando me pongo a pensar
(y con esto, poco a poco me desvelo)
cuando aún estoy confundida
y me hundo en el desespero
cuando me quedo rendida
y despierto 
a la luz
de un amanecer
 nuevo.

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos" 
2004


viernes, 14 de junio de 2013

Después de todo
no es tanta la soledad
(aún me quedan tus ruidos)


Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004
Has logrado que sucumba
que renuncie/ que me desparrame,
que me arrime hasta tu ausencia
y te sienta más cercano.

Has logrado este parto de mis manos
que se esfuercen, que recuerden
que te traigan a mis brazos
has logrado que reviva
lo que ya había olvidado

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004
La noche me abruma
con su silencio eterno.
silencio que guarda sombras
de tus diluvios
y vestigios de tu voz.

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos" 
2004


jueves, 13 de junio de 2013


Que de pronto surges
que esta boca se hace agua
que las horas son más densas

y tu sexo es implacable

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004
Siempre vuelves
con la ansiedad de las noches húmedas
seguido por tu boca
por tu lengua tibia
con el abrazo de tu aliento
trastocando mis sentidos
mis días
mi universo
vuelves
aún cargado de esperanzas
(inaugurando mis nostalgias)

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos" 2004
Se me agotan las horas en ti
y me arrimo a tu sombra
(desconcertada en mi urgencia)
divagando entre noches pasadas

para encontrarte en mi sexo.

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos" 2004





Es tan cierta esta costumbre de añorarte,
de reunir vestigios de tu piel para recrearte
y hacer de tus ojos un retrato,
que me salve de este frío,
de esta noche que me invade
que me salve de esa angustia

de pensarte hasta el desgaste.

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos"
2004

miércoles, 12 de junio de 2013

Me voy reconociendo en tu andar
y en tu mirar circunspecto,
me voy reconociendo en tus tristezas
y en tus sonrisas de a ratos
y en esa, tu peculiar forma de hablar
que representa lo más grande de tus conquistas
que es lo hermoso de tu verbo singular.

… Y me reconozco en tu vida mermada por tantas doctrinas,
por tus votos y esa tu terquedad; esa terquedad que admiro,
por su consecuente caminar.

… Y me reconozco entre tus sueños/ aún y cuando no podamos
volar
o construir castillos en la arena/ y sentarnos juntos a ver el
mar.

Me voy reconociendo en tu silencio
y en lo profundo de tu debilidad/ me voy reconociendo
en tus ausencias y en tu teatro ante la sociedad
y en esa tu peculiar forma de amar
que representa lo irónico de ese mandato de amar…

Amanda Reverón
Del poemario "De la noche a tus ojos" 2004